CORONAVIRUS: MICROBIOTA INTESTINAL, NUTRICIÒN Y SISTEMA INMUNITARIO

La cuarentena a causa del Coronavirus que las personas están afrontando responsablemente en sus casas, también se enfoca en otros dos aspectos que son más relevantes hoy más que nunca: la nutrición y los estilos de vida, dos factores que, junto con los genéticos, contribuyen a tener defensas inmunes listas o debilitadas. Precisamente por esta razón, le preguntamos al Dr. Zanello, Nutricionista, Biólogo y Gerente Científico de AVD Reform Italia, en cuanto a cómo la nutrición puede afectar nuestra salud y cómo lo que comemos afecta nuestra microbiota intestinal, es sabido que hasta en un 80% de nuestra línea de defensa inmunitaria.

 

Comencemos por lo básico, ¿qué es la microbiota intestinal y por qué es importante para nuestras defensas?

Cada vez más pruebas científicas confirman que la microbiota intestinal está en el centro de nuestro bienestar psicofísico y nos garantiza un estado óptimo de inmunovigilancia. La disbiosis intestinal, las desregulaciones inmunitarias y los estados inflamatorios crónicos de bajo grado dependen en gran medida de lo que comemos y nuestro estilo de vida, lo que aumenta nuestra predisposición a enfermarnos. A nivel del intestino delgado, en particular, cerca de la submucosa residen las células presentadoras de antígeno (APC) relacionado con el sistema inmune no específico, que, como soldados en las trincheras, son la primera línea de defensa contra los patógenos con el que estamos constantemente en contacto. Además, estos representan el vínculo con la inmunidad específica, los linfocitos, contribuyendo a la regulación correcta de la placa inmunológica Th1 / Th2 y Th17 / Treg, que regula el tipo de respuesta correcta que se implementará en las diferentes condiciones en las que nos encontramos para tratar infecciones virales, bacterianas, parasitarias, etc.

En este complejo "escenario de guerra", la microbiota intestinal, que consiste principalmente en microorganismos beneficiosos para nuestro organismo, tiene un papel clave como "director de orquesta" en el control inflamatorio, manteniendo una óptima integridad de la mucosa intestinal y, en consecuencia, en la modulación correcta de la respuesta inmune, lista para activarse de la mejor manera solo cuando hay una necesidad real.

 

Cómo se puede controlar la inflamación intestinal a través de la nutrición? ¿Qué alimentos podemos poner en el carrito de compras y cuáles no especialmente en este período de cuarentena por Coronavirus?

Antes dijimos "somos lo que comemos", mientras que ahora tendemos a decir "somos lo que absorbemos", entonces la integridad de la mucosa intestinal y la microbiota (bifidobacterias y lactobacilos principalmente) a través de la producción de ácidos grasos de cadena corta, como son el propionato y butirato, contribuyen a la reducción de los niveles inflamatorios sistémicos y a la capacidad de extraer nutrientes de los alimentos. Como parte de un plan alimenticio con un contenido reducido de carbohidratos y azúcares, será esencial, por lo tanto, no demonizar a las grasas (ciertamente las buenas), ya que poseen una acción trófica de la mucosa de la membrana e antiinflamatoria, ricos en omega 3 como el aceite de linaza, las nueces, pescados de tamaño pequeño, así como el salmón salvaje y el aguacate.

 

La ingesta de compuestos de azufre como el sulforano que asimilamos de plantas crucíferas, brócoli, coles de Bruselas, coliflor, huevos, que gracias a la cisteína también pueden garantizar la producción de Glutatión reducido, un compuesto con acción antioxidante intracelular, que garantiza una buena función hepática y el equilibrio correcto Th1 / Th2 para una respuesta inmune antiviral correcta. Además, los polifenoles, como la Cúrcuma longa, pero también los presentes, por ejemplo en las verduras y en las frutas de colores (remolachas, alcachofas, aceitunas negras, cebolla, espinacas, cacao, bayas, ciruelas, nueces, café).

 

 

No pase por alto el té verde que, gracias a la presencia de galato de epigalocatequina (EGCG), tiene una excelente acción antioxidante y de apoyo inmunológico.

 

En este período, más que nunca, puede ser útil reducir aquellos alimentos que pueden inducir a la inflamación, como los que contienen gluten, lactosa, caseínas, azúcares simples y carne de cerdo, más bien preferir alimentos con los más bajos índice glucémicos, y por lo tanto lo que nos permitan mantener los niveles de azúcar en la sangre constantes durante el día, evitando fluctuaciones excesivas y picos de glucemia que estimulan mucho las respuesta insulínica.

 

Cuál es la mejor manera de lidiar con este período caracterizado por la emergencia del Coronavirus desde el punto de vista alimentario?

 

Ahora tenemos más de 3 semanas de "cuarentena" y nuestro gasto calórico es bastante limitado, por lo tanto, es más importante que nunca tener cuidado con lo que compramos y ponemos sobre la mesa, pero también con respecto a la preparación y cocción de los alimentos. Por supuesto, hay un factor individual que es importante considerar y que determina la necesidad absoluta de personalizar la dieta. Sin embargo, dentro de algunas indicaciones generales, podemos decir que para una buena salud intestinal será importante seleccionar abundantes vegetales frescos de temporada, de color natural, para comenzar es recomendable la comida preferiblemente cruda para el almuerzo y cocinada para la cena, proteínas de alto valor biológico, de pescado, carne orgánica criada solo en pasto, huevos orgánicos y cereales con bajo índice glucémico, preferiblemente para el almuerzo la fruta rica en vitamina C, pero no más de dos porciones al día, porque en relación con los tipos de fruta, también puede contribuir al aumento de azúcar en la sangre.

 

En vista del supuesto consumo reducido de calorías, este período podría ser útil para que algunas personas experimenten ayuno intermitente, que incluye hasta 16 horas de ayuno, con solo ingesta de líquidos, seguido de 8 horas donde concentramos el desayuno y el almuerzo, para así estabilizar la Insulina plasmática y naturalmente favorecer los procesos de purificación y drenaje.

  

Existe una integración dedicada para este período?

 

Al igual que la nutrición, también la integración debe personalizarse de acuerdo con sus necesidades establecidas por un terapeuta, médico o nutricionista que hacerle seguimiento, sin embargo, es una ayuda válida para apoyar al cuerpo en este período particular caracterizado por la emergencia del Coronavirus. Para fortalecer las defensas inmunes, la equinácea y aún más, los hongos medicinales (en extracto) son sustancias con un poder inmunomodulador excepcional, por lo tanto, mejoran el sistema inmunitario no específico e indirectamente el específico. Además, incluso la vitamina C de fuentes naturales, como la rosa de perro o la acerola, son excepcionales en términos de biodisponibilidad, o más simplemente del limón recién exprimido, además de la vitamina D y el magnesio, otras dos sustancias fundamentales para el sistema inmunológico. Finalmente, si queremos aprovechar este período para promover la desintoxicación y el drenaje además del ayuno intermitente, se indican los extractos de agua energizados a base de alcachofa, diente de león y fumaria, que deben tomarse antes de las comidas o diluirse en medio litro de agua y bebida durante el día.

 

A menudo olvidamos beber en casa y la actividad motora deficiente contribuye a la retención de líquidos y la inflamación. A este último podemos asociar extractos de boswellia, cúrcuma y jengibre para reducir la inflamación crónica de bajo grado, de este modo prepararnos mejor para la llegada del hermoso verano, estar en forma y listos para disfrutar las actividades que más nos gusten en este período.